Colocación de un implante dental en la zona mandibular con pérdida ósea

Resumen

introducción: el éxito de la implantología moderna hace que los implantes dentales sean una alternativa viable para la sustitución dental en pacientes con pérdida de hueso. Objetivo: mostrar los resultados del tratamiento con un implante dental utilizado en un paciente con pérdida osea mandibular. Caso clínico: paciente masculino de 62 años con odontalgia en el OD 36 la furca expuesta y con movilidad grado II, se corroboró la pérdida ósea en el OD 36. Tratamiento: extracción del OD 36 y colocación de un implante de 6 x 13 mm., junto con hueso liofilizado y membrana de colágeno, a los tres meses se descubrió el implante y se colocó muñón, que se preparó para hacer la corona. Resultados: se consiguió darle buen soporte al implante mediante el uso del hueso liofilizado y la membrana de colágeno. Conclusiones: realizar un protocolo estricto de cirugía implantológica con técnicas básicas y avanzadas permite la inserción de los implantes de forma segura y predecible. El uso de la membrana de colágeno y la correcta aplicación del hueso liofilizado hará que se obtenga una mayor posibilidad de conseguir la funcionalidad y la estética adecuados con un alto grado de estabilidad.

Palabras claves: Implantes, Biocompatible, Osteointegración, Hueso alveolar.

 

Introducción

Un implante dental es un sustituto artificial de la raíz natural del diente. Se trata de una pequeña pieza de titanio, material biocompatible, que cicatriza en el hueso y se osteointegra. Gracias a esta fijación de titanio al hueso se puede reemplazar uno o más dientes perdidos. Sobre el implante colocamos la prótesis: mediante el pilar aseguramos un ajuste perfecto con la corona de cerámica, puente o prótesis completa para toda una mandíbula, devolviendo así al paciente la función masticatoria y estética dental.

Inicialmente el tratamiento con implantes oseointegrados fue desarrollado, fundamentalmente para la rehabilitación funcional de pacientes edéntulos, actualmente se utiliza para sustituir cualquier órgano dental perdido ya sea para utilizarlo como diente pilar o para la misma funcionalidad de la oclusión.

El éxito de la implantología moderna hace que los implantes dentales sean una alternativa viable para la sustitución dental en pacientes con pérdida de hueso.

Oseointegración

Es la conexión directa estructural y funcional entre el hueso vivo, ordenado y la superficie del implante, fue descrita por primera vez por Brånemark y su equipo y ha sido, sin duda, uno de los avances científicos más significativos en la odontología durante los últimos años. Sus estudios demostraron de forma concluyente que el titanio puro se integra en el tejido óseo si este se prepara de forma cuidadosa durante la cirugía y que es un elemento o pilar transmucoso que puede sostener una prótesis con resultados predecibles.

La investigación implantológica ha originado importantes cambios o modificaciones en las propiedades de los implantes, sus dimensiones, geometría y superficies, así como en la osteointegración que ha sido mejorada en relación a la pureza del titanio.

Colocación del implante

Los implantes se pueden inmediata, temprana o tardíamente, respecto al momento en el que se presenta la pérdida dental, ya sea por exodoncia o por trauma dentoalveolar.

Si se colocan implantes dentales a tiempo en el lugar del diente perdido, normalmente se puede evitar la pérdida adicional del hueso.

Situación de hueso alveorlar

Previo a la colocación del implante dental hay que hacer un estudio radiográfico y una exploración bucodental para valorar el estado del hueso alveolar.

Si el paciente ha padecido pérdida, se deberá determinar cuál será el procedimiento quirúrgico a seguir y qué técnica se empleará para corregir el defecto óseo. El resultado de la cirugía debe ser lograr una nueva inserción y una reparación de la zona.

Materiales para la regeneración ósea

En estos procedimiento no es estrictamente necesario el uso de materiales que favorezcan la regeneración de los tejidos, aunque existen ciertas situaciones en las que estaría indicado este tipo de materiales o injertos para la regeneración, estos materiales pueden ser:

  • Autólogos o alógenos: pertenecen al mismo paciente.
  • Alógenos u homólogos: pertenecen a un individuo de la misma especie.
  • Heterólogos: pertenecer a otra especie.
  • Aloplásticos o sintéticos. son sustitutivos sintéticos, inorgánicos, biocompatibles y/o bioactivos, son los más utilizados en la actualidad y promueven la cicatrización mediante la osteoconducción.

La mayoría de los injertos óseos se reabsorben y sustituyen al hueso natural perdido con el transcurso de unos meses.

Colocación de un implante en paciente con pérdida ósea

El éxito de la implantología moderna hace que los implantes dentales sean una alternativa viable para la sustitución dental en pacientes con pérdida de hueso. Al realizar una extracción para colocar un implante dental en la zona mandibular con pérdida ósea, hay que considerar que tiene porcentajes de supervivencia más baja para implantes y mayor incidencia de complicaciones comparada con pacientes cuya perdida dental se debió a algún traumatismo.

Existe un cambio de la cultura terapéutica de los estomatólogos y pacientes, en el sentido de restablecer la pérdida dental con rehabilitaciones sobre raíces artificiales que mejoran extraordinariamente la calidad de vida. En la actualidad, las tasas de éxito de los implantes dentales osteointegrados y sus rehabilitaciones son similares a los obtenidos con la prótesis convencional.

Ventaja

La colocación de implantes inmediatos posextracción permite reducir el tiempo de espera desde que se extrae el diente hasta que se coloca la prótesis definitiva.

Contraindiaciones

Existen ciertas situaciones clínicas en las que no es recomendable realizar este tipo de técnica, como por ejemplo, en pacientes sistémicamente comprometidos que no tengan los debidos cuidados además que no sigan las indicaciones, ya que existe riesgo elevado de fracaso funcional y estético.

Se ha demostrado que ciertos factores de riesgo sistémicos (tabaco, diabetes y locales (antecedentes de periodontitis pueden estar asociados a la supervivencia de los implantes dentales. Especialmente el tabaco ha demostrado una influencia negativa sobre la oseointegración.

Caso clínico

Paciente masculino de 62 años.

Motivo de la consulta

Se presenta a la consulta con odontalgia en el OD 36.

Inspección clínica

Se observó reabsorción ósea, la furca expuesta y con movilidad grado II.

Análisis radiográfico

Se corroboró la pérdida ósea en el OD 36. (Fig. 1)

 Fig. 1 Radiografía inicial.

Tratamiento

Extracción del OD 36 y colocación de un implante de 6 x 13 mm., junto con hueso liofilizado y membrana de colágeno. (Fig. 2)

Fig. 2. Radiografía de la colocación del implante.

A los tres meses se descubrió el implante y se colocó muñón, que se preparó para hacer la corona y así rehabilitar esa zona edéntula. (Figs 3 y 4)

Fig. 3. Radiografía final del implante con la corona.

 

Resultados(1)

Se consiguió darle buen soporte al implante mediante el uso del hueso liofilizado y la membrana de colágeno. (Fig. 4)

Fig 4. Fotografía final de la rehabilitación.

Conclusiones

Los implantes representan un tratamiento con éxito en los pacientes que han perdido parcial o totalmente sus dientes naturales. La realización de un protocolo estricto de cirugía implantológica con técnicas básicas y avanzadas permite la inserción de los implantes de forma segura y predecible. El uso de la membrana de colágeno y la correcta aplicación del hueso liofilizado hará que se obtenga una mayor posibilidad de conseguir la funcionalidad y la estética adecuados con un alto grado de estabilidad. Son lo más parecido al diente natural, mediante los que el paciente recupera las funciones naturales como comer, reír y hablar con total seguridad.

La colocación de los implantes estimula el hueso y las encías, aseguran un resultado estético óptimo, mantiene y recupera la expresión facial y fonética, se considera la mejor alternativa para sustituir un órgano dental sin importar cuál haya sido la causa de la pérdida dental, además de ósea, ya que en los casos de traumatismos se ve afectada la integridad ósea también.

Autores
Ingrid A. González Benítez
Tania Hernández Melgoza
Dafne F. Jiménez Diego
Elizabeth M. Rojas Cortes
Óscar Villaraldo Cordero

Alumnos de 8° semestre de la Facultad de Estudios Superiores Iztacala, Clínica Cuautepec.

Mtro. CMF. Víctor Hugo Castillejos Vizcaíno

Profesor titular de la materia de Cirugía bucal y maxilofacial, en la Facultad de Estudios Superiores Iztacala, Clínica Cuautepec.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: