Cofias dentales. Impresión con cofia

Introducción

Las técnicas modernas en odontología restauradora, combinadas con los avances en prevención de caries y enfermedad periodontal han eliminado las antiguas razones de la colocación de los márgenes subgingivales, lo que se persigue ahora es reevaluar las técnicas de acuerdo con las nuevas investigaciones científicas. Relacionar los métodos de separación gingival con los tejidos periodontales es significativamente importante cuando se habla de prostodoncia fija, pues debe tenerse en cuenta que los tejidos gingivales deben estar sanos antes de iniciar cualquier tratamiento restaurador, tener especial cuidado cuando la encía libre es delgada y sólo hay una pequeña zona de encía adherida, puesto que se puede provocar retracciones gingivales traumáticas irreversibles.

La separación gingival se puede realizar a través de métodos mecánicos, combinados (mecánico-químico) y quirúrgicos (electro-cirugía y curetaje gingival rotatorio), con cualquiera de ellos es posible lesionar en mayor o menor grado los tejidos periodontales si no se tienen los cuidados adecuados con cada uno, sin embargo, los estudios clínicos e histológicos han demostrado que cualquier método de separación gingival se puede utilizar con resultados favorables de cicatrización, siempre que la encía haya estado sana antes del procedimiento.

La técnica de impresión y obtención de los modelos de trabajos es un paso fundamental para obtener estructuras adaptadas a la preparación dental con retención, sellado y con extensión acorde, con la ayuda de la separación gingival, cuyo objetivo es desplazar los tejidos gingivales de manera lateral para lograr introducir material fluido de impresión en el surco dental, y con ello lograr el sellado marginal, esta separación se realiza por medio de un elemento mecánico, químico o quirúrgico.

Impresión para confeccionar la prótesis parcial fija

Su objetivo fundamental es la reproducción de todos los detalles del diente preparado, principalmente en la región cervical. La aceptación clínica de la impresión se da cuando se consigue una separación gingival adecuada, es importante considerar la importancia de la secuencia de los procedimientos, pues permite la penetración del material de impresión en el surco gingival con lo que se copia fielmente el límite cervical de la preparación y permite obtener restauraciones con mejor ajuste y adaptación clínica.

Condiciones del tejido gingival(2)

La ejecución integral de los procedimientos restauradores requiere condiciones sanas del tejido gingival. Las encías inflamadas con evidencias de sangrado se vuelven un obstáculo para implementar las maniobras de la toma de impresión. Los materiales de impresión no se comportan eficazmente en situaciones en que las encías presentan inflamación, algunos estudios han demostrado una reducción de las propiedades físicas de los materiales de impresión (elastómeros, silicones por condensación) en presencia de humedad.

Se considera importante para el mantenimiento de la salud gingival, una zona adecuada de mucosa queratinizada (encía insertada). El complejo gingival a través de las fibras colágenas insertadas en el cemento radicular y tejido óseo subyacente mantienen firmemente unida la encía al diente y posibilitan la yuxtaposición del epitelio de unión y el surco gingival poco profundo. El clínico debe prestar atención a la evaluación de la calidad y cantidad de encía insertada, factor importante, ya que actúa como una barrera de defensa frente a las agresiones sufridas durante las maniobras operatorias en la confección de la prótesis. Es importante determinar los métodos de retracción gingival y considerar que diversos factores afectan la preparación del límite cervical como son:

  • Estéticos.
  • Mecánicos.
  • Presencia de caries.
  • Fracturas a nivel subgingival.

Estos factores obligan a extender el límite cervical de las preparaciones subgingivalmente, alrededor de 0.5 mm dentro del surco gingival, para lo que se necesita aplicar un método que separe ligeramente la encía del diente y permita el acceso del material de impresión a la región cervical, dichos materiales por si solos, no consiguen penetrar y copiar esa terminación gingival. Aparentemente el material de impresión no vence la resistencia al dislocamiento lateral, que ofrece el tejido gingival, por ello urge aplicar un medio que promueva el desplazamiento y/o retracción de la encía para garantizarla penetración del material de impresión y copiar de manera fiel y precisa la terminación gingival de la preparación.

La revisión de la literatura muestra diferentes métodos de retracción gingival, clasificados en cuatro grandes grupos:

  • Quirúrgico.
  • Químico.
  • Mecánico-químico.
  • Mecánico: es importante destacar que entre estos métodos, muchos se aplican sobre una base estrictamente mecánica, es decir, de procurar la «excelencia» en lograr la reproducción de todos los detalles del diente preparado y quizás no dan la atención necesaria para preservar el periodonto biofuncionalmente. (Salazar 1991).

Separación mecánica del tejido gingival

Se separar el tejido gingival de la superficie dentaria con el objetivo de copiar nítidamente la terminación cervical de los dientes preparados, se consigue a través del rebasado de las cofias con silicones de consistencia pesada, que se pueden utilizar debido a su buena estabilidad dimensional, su rapidez, exactitud y facilidad de manejo, por lo tanto hace posible su uso en la práctica odontológica.

Material para retracción gingival

debe:

  • Ser efectivo en el desplazamiento gingival.
  • No producir daños irreversibles.
  • Exponer la línea terminal de la preparación en la región cervical y permitir que el material de impresión pueda copiar los detalles de esta área.
  • Disminuir los efectos sistémicos adversos. (Jordan, 2001)

Es imperativo que exista una estrecha relación entre el método de retracción y la salud gingival. De gran significado clínico, porque el complejo gingival de fibras actúa como un medio de defensa frente a las agresiones traumáticas provenientes de los diferentes actos operatorios por lo que es fundamental que los procedimientos empleados sean lo menos traumático posible.

Objetivo

En el presente trabajo se describen los diferentes pasos para la obtención de una impresión mediante la cofia dental confeccionada con resina acrílica con el uso de silicón pesado y ligero para la rectificación del margen de la preparaci

Antecedentes

El objetivo de la retracción gingival, por medio del método mecánico, es lograr la separación del tejido gingival para lo que se han utilizado diferentes materiales dentro del surco gingival, entre los que están el uso de: gutapercha, anillos de cobre, grapas para dique de goma, coronas provisionales cementadas, hilos de algodón, seda dental sin agentes químicos y casquetes o cofias de resina acrílica. Varios de estos medios marcaron el inicio como dispositivos de retracción gingival, inclusive algunos se utilizaron antes de la aparición de los materiales de impresión elásticos.

Muchos de estos dispositivos y agentes se usaron indiscriminadamente y provocaron grandes trastornos al periodonto, desde el punto de vista técnico, algunos de ellos se presentaban extremadamente difíciles en su ejecución, con por ejemplo, el anillo de cobre, que no sólo resultaba complejo en su manejo, sino que también tenía una alta incidencia en desgarrar la encía en la tentativa de adaptarlo a todo el límite de la preparación.

En 1951, Thompson, introduce el uso de hilos de algodón como método de retracción en la tentativa de disminuir el trauma, y fue el marcó de inicio de los hilos retractores. No obstante, su empleo y fue cuestionado por varios autores. Más tarde se reportó que en un trabajo realizado por Alvez y colaboradores, el uso de hilos retractores provocó, en la mayoría de los casos, migración del epitelio de unión hacia apical, lo que redundaba en un pequeño aumento de la profundidad del surco gingival. Según los autores, el diámetro del hilo y la presión hecha al colocarlo ejercen una gran influencia.

Las cofias

En 1962 surge otro método mecánico de retracción gingival, lo presentaron separadamente dos autores: Nobilo, de la Facultad de Odontología de Brasil y Cannistraci en Pensilvania, ambos describieron la técnica de casquetes individuales confeccionados en resina acrílica. En nuestro país, este método se dio a conocer en la década del 1970 por el Dr. Carlos Ripol, quien lo denominó como técnica de cofias. Según sus precursores, resulta un método de fácil manipulación y menor traumatismo a los tejidos periodontales. Algunos investigadores, entre los que están Hughes (1973), Valle (1978) y Dupont (1993), afirman que la gran popularidad alcanzada por las cofias se debe, principalmente, a la preservación del periodonto, su fácil manipulación, bajo costo y resultados bastantes satisfactorios. Livaditis (1998) destaca las siguientes ventajas del método de cofias:

  • La cofia orienta mejor la penetración del material de impresión en el surco gingival.
  • La leve presión ejercida sobre la cofia se define como biofisiológica por la preservación de los tejidos periodontales.
  • Las cofias unidas entre sí, permiten impresiones múltiples.
  • Se confeccionan siguiendo los contornos, pero ligeramente mayores que los dientes naturales en sentido vestíbulo -lingual, para facilitar la manipulación. Después de la polimerización de la resina acrílica, las cofias se remueven de su posición y se eliminan los excesos externos con discos de lijas y piedras montadas, se rebasan, abocardan y se toma la impresión con hule pesado y se rectifica con hule ligero, para posteriormente retirar las cofias con una cucharilla total con alginato, de modo que, las cofias son excelente medio de separación gingival y que cumple con la función de reproducir fielmente las preparaciones dentales, sin dañar el periodonto.

Las cofias presentan un ajuste en el modelo de estudio, similitud que comparten con los provisionales, sin embargo su contorno exterior coronario no exige conservar la forma de los dientes. (Fig.1)

Fig. 1. Diferencias y similitudes de las cofias y provisionales

Propuesta

Utilizar silicón de consistencia pesada y ligera en la impresión con cofias dentales.

Procedimiento

  • Se obtiene una impresión con alginato de los dientes preparados y se hace el vaciado con yeso (Fig. 2).

Fig. 2. Impresión con alginato.

  • Vaciar la impresión con yeso y obtener el modelo de trabajo.
  • Delimitar con lápiz una línea continua entre la unión de la terminación cervical con las paredes axiales, alrededor de todas las preparaciones. (Fig. 3)

Fig. 3. Límites de la unión de la terminación cervical con las paredes axiales.

  • A partir de esta línea, colocar a la superficie del diente una cubierta con cera con un espesor aproximado de .5mm. con la finalidad de generar un alivio uniforme o espacio que posteriormente será llenada con material de impresión.
  • Preparar acrílico y distribuirlo en todas las preparaciones. (Fig.4)

Fig. 4. Acrílico.

  • Adaptación recorte y eliminación de los excedentes. (Fig. 5)

Fig. 5. Molde sin excedentes.

Bocardado de la cofia

  1. Se sugiere marcar con lápiz el contorno cervical, el interior de la cofia se deberá abocardar con una fresa redonda ·6, hasta obtener un desgaste uniforme que no debe llegar al extremo cervical de la cofia. (Fig. 6)

Fig. 6. Contorno cervical marcado.

Secuencia de abocardado

  • primero se realiza con fresa de bola del ·6, segundo con fresa de fisura ·706, se recorta y se hace una pequeña inclinación hacia la pared, se debe recortar la porción interna y dejar exclusivamente un anillo en el borde cervical que representa la porción más interna de la cofia, representada en color amarillo, en color rojo se debe retirar todo el acrílico para generar el espacio para el material de impresión. (Fig. 7)

Fig. 7. Secuencia de fresado para el abocardado.

 

  • Después de haber realizado dicha secuencia se debe verificar que:
  • Cada cofia representa el límite cervical de la preparación protésica.
  • Las porciones cuya impresión va a obtenerse, estén ferulizadas entre sí, ocluidos los espacios desdentados.
  • Se ha construido un portaimpresión adaptado a las arcadas que se ajusta debidamente sobre los dientes remanentes. (Figs. 8 A y B)

Figs. 8 A y B. Portaimpresión adaptado.

Rebasado y abocardado de la cofia

  • Con la finalidad de obtener un sellado prefecto y una copia fiel del margen cervical de la preparación, se debe utilizar acrílico Duralay para no tener reacción exotérmica que dañe los tejidos periodontales, en esta propuesta sustituimos el acrílico Duralay por silicón. (Fig. 9)

Fig. 9. Sustitución del acrílico Duralay por silicón.

  • La calidad del rebasado de la cofia tiene influencia directa en la calidad de la impresión. Después de la eliminación de los excedentes, se puede realizar la verificación de la adaptación de la cofia con una sonda exploradora.

Más allá de la previsión en la que la cofia quede correctamente rebasada y ajustada siempre hay que proporcionarle una pequeña área para contener el suficiente espacio para el material de impresión. Para ello es importante remover los excesos externos e internos y reevaluar el rebasado de las cofias.

La impresión con cofia es muy económica pues utiliza una cantidad mínima de material, genera una presión biológica y provoca el desplazamiento del margen gingival, para esta técnica de impresión se recomendaba el uso de mercaptanos (hule de polisulfuro), aunque se pueden utilizar los poliésteres y los silicones por adición y condensación.

Aplicación del Adhesivo

Independientemente del material de impresión es indispensable aplicar el adhesivo propio en toda la superficie interna, y aproximadamente 2 mm, en la parte externa de la cofia, y dejarlo secar al menos 5 minutos. Es importante que el adhesivo forme una capa fina de un espesor mínimo. El adhesivo establece una sólida unión entre la cofia y el material de impresión que evita que éste se desaloje y se rasgue y deforme la impresión. (Fig. 10)

Fig. 10. Esquema de la colocación del adhesivo.

 

Skinner y Cooper (1955) mencionan que el mejor método de retención del elastómero a la cubeta lo proporciona el uso de un adhesivo. Refieren que una adhesión débil o inadecuada entre el elastómero y la cubeta puede originar inexactitudes no detectadas y deformaciones permanentes en la impresión, lo que contribuye a restauraciones que no ajustan y por consiguiente el costo por tener que rehacerlas. 

Impresiones

Con hule de consistencia pesada

Entre los elastómeros, el más que más comúnmente se utiliza es el mercaptano en su consistencia pesada. Antes de ejecutar las impresiones, con un pincel se coloca el adhesivo en toda la superficie interna a 1.0 mm de la superficie externa de la cofia y se deja secar por 5 minutos. El adhesivo establece una sólida unión entre el mercaptano y la cubeta. Es obligatoria la adhesión completa del material a la cofia al retirar la impresión de la boca.

De lo contrario se puede obtener una impresión deformada, el material de impresión (mercaptano) se dispensa por dos tubos: en uno está la pasta base, que es de color blanco y en el otro, la pasta catalizadora, de color marrón. Según su elasticidad la A.D.A. acepta una deformación permanente del 4 % después de mantener una deformación de 12c% durante 30 segundos.

Las propiedades elásticas de los polisulfuros mejoran con el tiempo de polimerización, por lo que cuanto más tiempo permanezca la impresión en la boca, más fiel será. La elasticidad y resistencia al desgarre de los polisulfuros es muy buena, muy superior a la de los hidrocoloides. Su rango promedio para una deformación permanente es de 2 a 3 % y tiene una resistencia al desgarre de 6300 gr/cm.

Se debe de manipular sobre una loseta de cristal; se coloca en proporciones iguales en longitud de pasta base y reactiva, de acuerdo con las indicaciones de cada fabricante; con una espátula para elastómeros, se toma la pasa activadora y se lleva sobre la base; se deben de mezclar extendiéndolas e impactándolas contra la loseta con movimientos rápidos y en círculos de la espátula, hasta formar una mezcla homogénea de color uniforme sin betas ni estrías. Se toma en la cubeta o cucharilla, se lleva a la cofia para impresión y se coloca en boca debemos de esperar de 10 a 15 minutos sin perder el testigo; para retirar la impresión de manera firme y en dirección al eje longitudinal de los dientes.

Realizar una mezcla del hule de consistencia pesada (Permalastic Kerr), una vez incorporados debidamente ambas porciones del material, se llevan con una espátula ·7 al interior de las cofias con los bordes periféricos y a las partes desdentadas existentes bien rebasados. (Fig. 11)

Fig. 11. Cofias rebasadas con el hule de consistencia pesada.

En caso de tratarse de un arco completo con varias preparaciones y con espacios desdentados puede hacerse la impresión por segmentos o si la habilidad del operador le permite puede manejarlo en una sola intención. Conviene recordar que los materiales de impresión especialmente indicados para esta técnica son hidrofóbicos por tanto el margen gingival debe estar seco. La pasta y la base catalizadora son proporcionadas en cantidades iguales y distribuidas en un bloque de vidrio, se debe trabajar con la espátula de acuerdo con el tiempo especificado por el fabricante hasta que se consiga una masa homogénea. En la impresión del material pesado, las cofias se deben presionar de forma uniforme, se puede recurrir al uso de algodones o abatelenguas para asentarlas perfectamente.

La cofia se debe mantener en posición hasta que la vulcanización termine por completarse y ocurre en aproximadamente 6 minutos, se evaluará un procedimiento como el dislocamiento previo de las cofias después de la vulcanización del material y si es conveniente se podrá rebasar con una nueva capa de material de impresión si la primera capa no fue capaz de reproducir con exactitud todos los detalles deseados. (Fig.12)

Fig. 12. Posición de la cofia.

Una vez vulcanizado el hule de consistencia pesada se deben retirar los excedentes exteriores con tijera, se suprimen las porciones incisales y oclusales de las cofias, con una fresa redonda de acuerdo al diámetro de la preparación se realiza un orificio en la porción más incisal u oclusal para permitir que fluya el material.

Al realizar el rebase o rectificación con el hule de polisulfuro de consistencia ligera, que es más fluida y permitirá copiar todos los detalles a imprimir. Sobre una loseta de cristal o block de papel especial para mezclas, se coloca en proporciones iguales en longitud, de acuerdo con las indicaciones del fabricante, la pasta base y la reactiva; con una espátula para elastómeros, se toma la reactiva y se le distribuye sobre la base.

A continuación se extiende la mezcla sobre la loseta y se trabaja con la espátula mediante movimientos rápidos y circulares, durante el tiempo que indique el fabricante, hasta lograr una mezcla homogénea de color uniforme, sin estrías de color base o reactivo (de 45 a 60 seg), se deposita en las cofias y se coloca en la boca. Se esperan de 10 a 15 minutos y se retira la impresión de manera firme y en dirección al eje longitudinal de los dientes. (Fig. 13 A y B)

Fig. 13. Toma de impresión.

Con silicón ligero y pesado

Entre los elastómeros, los que más utilizados son los silicones. Para esta modificación a la técnica original con un pincel se coloca el adhesivo en toda la superficie interna a 1.0 mm de la superficie externa de la cofia y se deja secar por 5 minutos. Debido a que el adhesivo establece una sólida unión entre el silicón pesado y la cubeta, es obligatoria la adhesión completa del material a la cofia al retirar la impresión de la boca, de lo contrario se puede obtener una impresión deformada,

Las siliconas de adición son materiales de impresión no rígidos, irreversibles (reacción de polimerización química por adición), que pertenecen al grupo de los elastómeros. Presentan propiedades químicas, físicas, biológicas y ópticas adecuadas que les permiten ser uno de los materiales dentales para impresiones definitivas más usados en la actualidad. Se encuentra disponible en cuatro viscosidades: liviano, regular, pesado y masilla.

Las siliconas son inodoras, limpias, fáciles de mezclar, poseen tiempos de trabajo bastante cortos, su deformación permanente y contracción de polimerización son mínimas, la estabilidad dimensional es excelente (algunos fabricantes sostienen que el vaciado puede durar hasta 7 días) y vienen en colores que producen adecuado contraste para la observación de la fidelidad de la copia. Las siliconas de adición reproducen de forma nítida (97,5%) las estructuras en cavidad bucal que se requiere obtener. Entre los elastómeros, son los de menor cambio dimensional.

Técnica

  • Se coloca adhesivo sobre las cofias de acrílico (y con medidas iguales de la consistencia pesada (activador y base) con la medida que indica el fabricante de catalizador en una loseta de vidrio, (Fig. 14). Con las manos enfundas en guantes (no de látex), con la yema de los dedos, se mezcla la consistencia pesada hasta que sea homogénea (sin betas).

Fig. 14. Colocación de adhesivo.

  • Se toma la mezcla y se lleva al portaimpresiones que en este caso será el acrílico de las cofias para poder tomar la impresión en el paciente. (Fig. 15)

Fig.15. Cofias rebasadas con silicón pesado.

 

  • Esperar hasta que la polimerización haya terminado y se extrae del paciente con precaución. (Fig. 16)

Fig. 16. Impresión con silicón pesado.

  • Se recortan los excedentes, respetando los márgenes de la preparación. (Fig.17).

Fig. 17. Recorte de excedentes.

 

  • Con el silicón de consistencia ligera, se procede a reimprimir el surco gingival. (Figura 18).

Fig. 18. Impresión con silicón ligero.

Por medio de esta técnica se prescinde del uso del acrílico en el rebasado de la cofia, se utiliza el silicón en lugar del hule de polisulfuro, con lo que se evita el olor y las complicaciones de la impresión con mercaptanos.

Impresión con cucharilla

Para facilitar la remoción de las cofias con alginato, es preferible unirlas entre sí, cuando son individuales, a través de una barra de resina acrílica colocada en el borde incisal, esto garantiza que durante y después de la remoción, las cofias no experimenten ningún tipo de movimiento fuera de su posición primaria, que pueda causar distorsiones o alteraciones en la impresión. Se remueven las cofias de su posición con una cubeta universal o portaimpresiones para alginato, de consistencia espesa preferiblemente.

Después de la remoción de la cucharilla universal de alginato, se evalúa la impresión, se verifica la fidelidad de todos los detalles a imprimir. Para retirar las cofias de la boca del paciente e imprimir todos los tejidos adyacentes a las cofias se utilizan cucharillas tipo Rim-Lock, en la que se usará alginato, que es un hidrocoloide irreversible que se emplea para la toma de impresiones para obtener modelos de estudio y la confección de prótesis y aparatología removible.

Para la preparación y manipulación del alginato, en la toma de impresiones y retiro de las cofias en boca, se aconseja que se sigan los siguientes pasos:

Preparación de la mesa de la mesa de trabajo: donde se tenga a mano el material: a) alginato, b) cubetas metálicas, c) taza de goma, d) espátula flexible (metálica o plástica) y e) medida para polvo y agua.

  1. Selección del tamaño del portaimpresiones o cubeta: ésta debe ser rígida, sin perforaciones y con retenciones, es importante que debe dejar un mínimo de 3 mm de espacio entre los flancos y la zona a impresionar.
  2. Medidas de polvo y agua: hay que recordar que primero debe volcarse el polvo y luego el agua en la taza de goma; nunca al revés. Trabajo con espátula: debe realizarse de modo enérgico, en ocho con presión sobre las paredes de la taza de goma, entre 45 y 60 segundos, siempre bajo las indicaciones del fabricante.
  3. Cargado de la cubeta: debe cargarse desde adelante hacia atrás, sosteniéndola desde su mango junto con la taza de goma (en una misma mano).
  4. Toma de la impresión: se introduce la cubeta en la boca del paciente en forma oblicua y luego, centrándola, se la asienta en la zona a imprimir. (Fig. 19)

Fig 19. Impresión con alginato.

  1. Presión: se mantiene una presión digital constante durante 5 minutos, aproximadamente, nunca en el centro de la cubeta (sobre todo en las superiores) y se espera que se complete la gelificación.
  2. Retiro de la impresión: se hace con un solo movimiento, se colocan los dedos índices entre la impresión y el fondo de surco, de tal forma que se produzca un vacío.
  3. Lavado: se efectuará bajo un chorro de agua corriente abundante. Si la saliva del paciente es muy espesa, se puede espolvorear la impresión con yeso y lavarla con agua inmediatamente.
  4. Desinfección: se hace con una solución de hipoclorito de sodio 1:10 con un atomizador. No sumergir la impresión en soluciones antisépticas y/o desinfectantes.
  5. Recorte de excesos de alginato: se lleva a cabo con un bisturí, sobretodo en la parte posterior de la cubeta.
  6. Esperar: es necesario que antes de realizar el vaciado se esperen 15 minutos para la recuperación elástica del material. Durante ese período se almacena la impresión en un recipiente hermético que mantenga el 100 % de la humedad relativa ambiente. No sumergir la impresión en líquidos o soluciones. (Fig. 20)

Fig. 20. Márgenes nítidos en la impresión. Obsérvese el detalle de la impresión.

  1. Realizar el vaciado: conforme a las indicaciones del fabricante se realiza la preparación del yeso para el vaciado de la impresión.

Resultados

Al seguir todos los pasos enunciados en la técnica establecida de la técnica de las cofias, se pueden predecir los resultados del mismo. (Fig. 21)

Fig. 21 Modelo de trabajo. Obsérvese que el margen gingival es nítido.

Dado que se han revisado las cofias desde su elaboración, abocardado, rebase y delimitado, impresión con el material pesado y la corrección del material ligero, al retirarlas de la boca se ha podido apreciar la profundidad en la que se ha penetrado en el surco y se ha abarcado toda la preparación. (Figs. 22 A y B)

Figs. 22. Comparación entre modelos. A) Con el uso de cofias. B) sin el uso de cofia.

Colocar el portaimpresión sobre el área, tiene como fin traer un conjunto de cofias para copiar los dientes remanentes en una sola toma, como se observa en la Fig. 16.

Conclusiones

Si se revisan las cofias desde su elaboración, se cuida su abocardado, rebase y delimitado, y su impresión con el material pesado y la corrección del material ligero, se logra una excelente profundidad en el surco, con lo que se convierte en une excelente técnica para auxiliar en el procedimiento par ala impresión de una prótesis parcial fija.

Autores
Dr. Gallardo Leyva Carlos Andres
Profesor Asignatura B, Facultad de Estudios Superiores, Clínica Odontológica Almaraz, UNAM.
Mtra. Aurea Gabriela Ascanio Campillo
Profesor Asignatura A, Facultad de Estudios Superiores, Clínica Odontológica Iztacala, UNAM.
WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: